Loading...

Sala de psicomotricidad

El término “psicomotricidad” integra las interacciones cognitivas, emocionales, simbólicas y sensoriomotrices en la capacidad de ser y de expresarse en un contexto psicosocial. La psicomotricidad, así definida, desempeña un papel fundamental en el desarrollo armónico de la personalidad.

La práctica psicomotriz se basa en al articulación teórica de Piaget, que estableció las etapas de desarrollo del pensamiento infantil, partiendo de una primera etapa Senso-Motriz, basada en la imitación motórica y el juego , desde dónde se va creando una red de relaciones entre el niño y los objetos.  Por otra parte, la psicoterapia infantil siempre se ha basado en el juego, en la expresión simbólica que el niño hace, a través de él, de su mundo interno y sus conflictos

La sala de psicomotricidad cuenta con los siguientes elementos:

  • Materiales fijos, entre otros: espalderas, pizarras, espejos, ban
  • cos, barras, .
  • Materiales móviles: cuerdas, aros, sacos, papel, cartón, bastones, bloques de construcciones,  pelotas, túneles,cojines, muñecos, juguetes electrónicos y todos los artículos que pueden favorecer el juego simbólico del niño y el desarrollo de la inteligencia sensoriomotriz.
  • Babymodulos

Todos los elementos utilizados están certificados para uso infantil, y sobredimensionamos las medidas de seguridad, incluyendo algunas que la propia ley no exige: cámaras de vigilancia, dispositivos para solicitar apoyo y no tener que dejar nunca solo a un niño, sistemas rompecristales, para emergencias, descarga de electricidad estática

En un ambiente de seguridad el niño llevará a cabo juegos de placer sensoriomotor: trepará, saltará, rodará, se balanceará, girará, caerá, jugará con el equilibrio, experimentando diferentes sensaciones kinestésicas, propioceptivas y todo esto le llevará a tener conciencia de su propio cuerpo y de sus posibilidades de movimiento, así como adquirir distintas habilidades. En este espacio el niño se encuentra con todo tipo de material ordenado y adecuado a la actividad sensoriomotora que desee realizar y que favorece la liberación de tensiones y el desarrollo de su inteligencia.

A través del juego simbólico, dirigido por el psicoterapeuta, el niño nos mostrará su emoción y su vida fantasmática, sus gestos, su postura su mímica, así como la utilización que hace del espacio, de los objetos y del tiempo. Este espacio potencia la expresión motriz y la creatividad con un material apropiado, y es en el juego interior donde el niño manifiesta su mundo interior viviendo una serie de roles que le ayudan a superar el sistema de normas y conflictos que le pone el adulto, a través de sus, el psicoterapeuta, irá modificando los elementos conflictivos del mundo interno del niño

Las intervenciones van dirigidas  tanto a sujetos sanos como a quienes padecen cualquier tipo de trastornos y así sus áreas de intervención serán tanto a nivel educativo como reeducativo o terapéutico.

Se trata el cuerpo, las emociones, el pensamiento y los conflictos psicológicos, todo ello a través de las acciones de los niños: de sus juegos, de sus construcciones, simbolizaciones y de la forma especial de cada uno de ellos de relacionarse con los objetos y los otros.

Atención que prestamos:

Bebes y niños sanos

En niños sanos el trabajo se centrará en ir estimulando la adquisición de las habilitades propias de su estapa madura, de forma que se potencia al máximo su desarrollo, ya que toda acción que el niño realicé, favorecerá el desarrollo de áreas y conexiones cerebrales. Este tipo de intervención permite aumentar la inteligencia cognitiva y afectiva del niño, pudiendo superar, según los estudios, en más de la mitad, la inteligencia de los niños de su edad

Bebes y niños con trastornos

Ya  principios del siglo XX, el neurólogo Ernest Dupré  estableció las relaciones existentes entre las anomalías neurológicas y psíquicas con las motrices. Posteriormente, Henri Wallon también puso de manifiesta la importancia del movimiento para el desarrollo del psiquismo infantil.

A través de la intervención psicomotriz se pueden tratar problemas de aprendizaje, escritura, atención, lectura, y comportamentales que suelen estar influidos por problemas madurativos del desarrollo motor , como tono postural, equilibrio, esquema corporal,  lateralidad, coordinación.

Trastornos , más habituales, que se abordan:

  • Trastornos del esquema corporal. Dificultad para la orientación y utilización del propio cuerpo.
  • Asomatognosia. Incapacidad de reconocer o nombrar partes del cuerpo.
  • Trastornos de lateral Relacionados con la estructuración espacial.
  • Inhibición motriz. Se caracteriza por Tensión corporal.
  • Sincinesias. Movimientos involuntarios que nacen mientras hacemos otras actividades.
  • Apraxias. Conocer el movimiento que se quiere realizar pero ser incapaz de realizarlo correctamente.
  • Disfasias. Pérdida parcial del habla
  • Trastornos madurativos. Retraso evolutivo en el desarrollo
  • Trastornos de personalidad. Se trabajan, psicoterapéuticamente, a través del juego